20 septiembre, 2009

TE LO CUENTO A TI





Cuando coincidimos llegamos a un sitio que llenamos juntos de palabras poderosas. Velas aromáticas, tranquilidad expectante, perfectibles definiciones del amor y el desamor; pasajes de nuestros aconteceres convertidos en un manto de palabras. En el intercambio de miradas furtivas, una voz interna nos ayuda a pronunciar algunas: “ven conmigo”, “me gustas mucho” o “quiero más”; en ese juego, se nos escapan otras con el deseo que también esta hecho de palabras, de presencias veladas y de imaginarios personales.

¿Pero qué es el amor, en qué se transforma y cuántos vértices puede tener? ¿Será verdad que con el tiempo, los actos amorosos se multiplican cuando se le da rienda suelta al corazón? ¿O será tan complejo que ya no admite más retos que demuestren que no puede darse indivisible y leal, como alguna vez habíamos considerado?

¿Es que acaso aún es posible hablar de amor? ¿Se puede ser tan atrevido o tan ingenuo como para decir un “te amo” con total impunidad? ¿Hay todavía alguien que logre vivir una gran pasión que al final no parezca un remedo insulso de una película trillada en la que ya todos nos sabemos de memoria el argumento principal? Lo supongo, pero no lo sé a ciencia cierta.

Y es que vas de mí a tu vida, luego yo me voy de ti a mi vida. Sólo el pasado, la memoria, los secretos y lo que sabes e ignoras de ti misma es completamente tuyo. Porque al final de cuentas, resulta que somos cada uno su propia libertad.

¿Pero a la vez me cuestiono por qué se renueva este deseo de verte otra vez? ¿Por qué no se agota ya? Mi única certidumbre aquí sigue siendo la duda. Si nos encontramos nuevamente, quizás busquemos ese otro idioma en común donde no hagan tanta falta las palabras para lograr un entendimiento mutuo. Después de todo, no debe ser tan complicado como suena si lo intentamos con un convencimiento pleno.

Te lo cuento a ti porque cada gesto tuyo, cada abrazo no pedido y cada una de tus sonrisas es así en realidad; una palabra, una frase antes oculta que ahora nombra algo distinto a la distancia adecuada y en el momento preciso, es decir, algo que busco solamente contigo.


1 comentario:

Santo Erotismo... Cuando lo Profano es Santo! dijo...

Te invito a visitar mi blog...

http://santoerotismo.blogspot.com

Related Posts with Thumbnails