26 marzo, 2008

PARA MANTENER VIVA LA LLAMA


Dar un pequeño detalle es como sacarse la lotería. Inviertes muy poco y te llevas el premio mayor: su compañía, su plática, sus abrazos y todo aquello que una persona que se siente amada puede dar.

Tomarse el tiempo y dedicación de dar un pequeño detalle ayuda a olvidar por unos momentos todo lo que nos rodea hasta decir te amo no sólo con palabras y sentir la compañía del otro.

Estas son ni más ni menos las mejores vitaminas para el corazón enamorado porque cuando damos un pequeño detalle, nuestra pareja no solo verá un regalo. Verá también una señal que le indica que está en nuestra mente.

Nuestra pareja se verá gratamente sorprendida, será feliz de recibir un presente y se sentirá halagada y querida. Con estos elementos se formará en su rostro la primera recompensa: una gran sonrisa y una mirada indescriptible que te harán sentir con el corazón satisfecho.

No existe una fecha específica para darlo. ¿Hoy tienes ganas de mostrarle tu cariño? Siempre que no esté esperando un regalo es el mejor momento para darlo porque así será sorpresa. También es buen momento darlo cuando quieres expresarle algo importante y tu detalle dirá más que mil palabras.

Debes de invertir tu tiempo en el detalle, ya sea planeando la ocasión y forma de darlo, buscando algo original que sea de su gusto o quizá escribiéndole una dedicatoria. Debes usar la imaginación, ya que la originalidad también cuenta. Lo novedoso, original y personalizado tendrá mucho mayor efecto que lo común, conocido y que todos los demás usan.

El amor entre una pareja se puede alimentar de varias formas, pero para mantener viva la llama es necesario proporcionarle esos pequeños detalles de vez en cuando. Por último, no deben ser caros e incluso pueden ser gratuitos.

Recordemos que lo importante es demostrar que nos tomamos un tiempo para pensar en la pareja y buscamos cómo halagarla. Así como se dice que el amor es el alimento del alma, éste a su vez también necesita alimentarse constantemente para mantenerse vivo.

Un pequeño detalle tiene dos objetivos. El objetivo primordial es decirle a esa otra persona: te amo y pienso en ti. El segundo fin es provocar que su mente haga o recuerde algo. Por ejemplo, que se acuerde de nosotros al levantarse, al acostarse o incluso al cambiarse.

Podemos sugerir a nuestra pareja que llegue temprano, o que acepte una invitación o que te invite a algún nuevo lugar. Es cierto, los pequeños detalles significan mucho y pueden provocar infinidad de cosas.

Las situaciones que hacen sentir al otro especial tienen efectos a largo plazo. Un pequeño detalle dado hoy podría darte alegrías durante meses e incluso años. No importan los problemas que pudieras tener o que tan ocupado te encuentres, simplemente tómate un tiempo para olvidar todo y piensa en cómo hacerla sentir bien. Sólo un pequeño detalle bastará para decirle te amo.


1 comentario:

carmen cris dijo...

ay rey estoy totalmente de acuerdo contigo los pekeños detalles son los q mantienen viva la llama me encanto y pienso exactamente lo mismo besos y abrazos cris

Related Posts with Thumbnails